The Reefline promete ser un museo diferente ya que está emplazado bajo el mar, justo en las costas de Miami Beach, que espera exponer, desde este verano, que la preservación del medio ambiente puede relacionarse perfectamente con el arte y el turismo.

Arte+Ecología+Turismo es la suma que dará como resultado al museo The Reefline, en las costas de Miami Beach, se tiene una expectativa bien alta al respecto y que derive en un efecto positivo cuando se abra en las próximas semanas.

El fin del museo The Reefline es que los turistas gocen de un paseo en snorkel a lo largo de 11 kilómetros frente a Miami Beach, mientras observan obras de arte moderno sumergidas y erigidas con piedra caliza o cemento, que son los materiales adecuados finalmente transformarse en arrecifes artificiales. Es una manera de propagar el arte, promover el turismo y favorecer a la fauna marina.

La gestión artística de este pasaje marino de esculturas está a cargo de la curadora argentina Ximena Caminos, y el estudio de arquitectura OMA ha sido el comisionado del diseño de esta exposición que tiene módulos geométricos extendidos por 6 metros de profundidad, a 250 metros de trayecto de la costa y a lo largo de 7 kilómetros. El proyecto se ha ejecutado con asesoría de biólogos marinos e ingenieros marítimos y el propósito es que los visitantes tomen seriedad sobre las consecuencias del cambio climático y, a la vez, disminuir los daños sobre los arrecifes costeros.

La primera instalación se llama “Atasco en el tráfico”, del artista argentino Leandro Erlich. La escultura tiene 60 autos y será la versión sumergida de una obra de Erlich, encargada en 2019 para la Art Week Miami Beach, que pretende hacer reflexionar sobre la contaminación vehicular.

La segunda instalación es del propio estudio OMA, dirigido por Shohei Shigematsu, con una serie de escalerillas en espiral. Estas dos esculturas formarán la primera etapa de estas obras/arrecifes, mientras que obras posteriores se encargaron al brasileño Ernesto Neto y la argentina Agustina Woodgate.

Al presente, Kate Fleming, fundadora del proyecto, dijo a Miami Today no estar segura de cuándo sería la inauguración de dicha primera instalación debido al insuficiente recaudo de fondos. Se espera que sea para este verano u otoño, dependiendo de ello. De lo contrario, indicó, cree que sería para la próxima primavera.

La Sociedad de Conservación de BlueLab persigue recaudar dinero para extender cada arrecife en el proyecto. Se supone que supondrá un millón de dólares confeccionar cada arrecife e instalarlos individualmente.

Yuniet Blanco Salas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here